External Expansion Limited

Sunday, 10 May 2015

VENEZUELA Y SU ACTUALIDAD ECONÓMICA

Venezuela, un país hermoso.
Venezuela, rodeado de maravillosas playas.
Venezuela, un Amazonas pequeño.
Venezuela, con su Salto Ángel que impone.
Venezuela, gente amable, risueña y tropical.
Venezuela, récord de inflación mundial 2014 (100% PIB).
Venezuela, récord en decrecimiento económico (-7% PIB).
Venezuela, segundo país con más riesgo.

Y todo esto con la no-existencia de datos oficiales por parte del gobierno desde 2011. Venezuela es ahora uno de los países con más bienes naturales y culturales explotables a nivel mundial; un país con esperanzas de ser líder. Pero también es un país en el que las políticas de los últimos años, lo han reducido a cenizas. Y para entender de cenizas es mejor explicar sus relaciones exteriores e internacionales en los últimos tiempos.
Si bien es cierto que desde el 2013, año que es reemplazado Hugo Chávez del poder ejecutivo, por Nicolás Maduro antiguo canciller y percusor de la política exterior actual con las relaciones especiales con Cuba, China, el Alba y Petrocaribe. Se ha pensado que sería quien blindaría y gestaría una fuerte relación regional con el proyecto socialista, pero la debilidad carismática y de credibilidad le ha llevado a una crisis de comunicación y estabilidad de relaciones con los gobiernos afines y los que no.
Las políticas de control de Estado involucrada en casi todas las dimensiones de la vida económica y la política de subsidios financiados con la renta petrolera, que se ve afectada por la bajada e inestabilidad de precios, ha hecho que Venezuela tenga el índice de crecimiento más bajo de Latinoamérica.
Por su parte la historicidad rentista con lo cual ha vivido Venezuela desde que es una nación productora de petróleo, no ha generado una estructura dinámica, y esto ha llevado que en los últimos años de intervencionismo de Estado, empresas privadas cerraran y otras han sido nacionalizadas, han potenciado un modelo corrupto y burocrático dependiente de las importaciones a tal punto que los alimentos básicos se importan.
Es cuando la política exterior se ha visto modificada para cubrir las necesidades básicas, las antiguas fuertes relaciones con Cuba, Ecuador, Argentina y los países incluidos en el Alba se ven poco motivados debido a que la nación de mayor renta y que aportaba a coste monetarios la integración es quien ahora está sumergida en una profunda crisis, y donde ya ni con el petróleo puede cubrir.
El “amiguismo” que se gestó con la presidencia de Hugo Chávez, ahora se ha llevado a cabo por fuertes prestamos económicos con China y algunos países Árabes, pero siempre con la tilde socialista o totalitaristas en las formas de gobierno, dando a conocer saldos de endeudamiento de décadas para saciar algunos meses y mantener una supuesta figura de “precursor latinoamericano en contra del intervencionismo imperialista”.
Pero en sí, ¿qué es ir en contra del intervencionismo imperialista? según Nicolás Maduro en sus años de canciller, era combatir “la guerra económica” propuesta por Estados Unidos, una guerra que era principalmente contra el bloqueo que se le mantenía a la nación cubana, además de estar involucrado en la estructura de diversas compañías con fuerte inversión en el país venezolano a lo largo de los años de la presidencia de Chávez.
Esa misma línea discursiva se ha mantenido con todas aquellas naciones que desarrollan relaciones comerciales y políticas en buenos términos con E.E.U.U., tanto así, que durante los 15 años la línea discursiva en las relaciones exteriores se ha gestado en un vaivén de diplomáticos retirados de Colombia, España, Estados Unidos y Panamá.
Incrementando su desagrado para los países que den una opinión crítica al modelo político desarrollado por el ejecutivo de turno, premiando las relaciones comerciales y el aumento de incumplimientos por los compromisos adquiridos, los políticos venezolanos han desarrollado un sinfín de molestias con sus intervenciones, su falta de pagos y compromisos, han aumentando el riesgo de inversión, acelerando el desabastecimiento y dando la percepción de un bloqueo económico que para muchos ha sido impuesto de afuera hacia adentro y para otros desde adentro.
Pero, quién invertiría en una nación que a duras penas cumple con los compromisos económicos nacionales, donde el riesgo de invertir es uno de los más altos debido a la inseguridad y estabilidad de relaciones políticas comerciales con los países que le generan la suficiente liquidez para cumplir con los compromisos a corto plazo. Además de que las políticas cambiarías dificultan el retorno de inversión y divisas. Y por si fuera poco, cada vez que el país se ve afectado económicamente, culpa de su mala gestión a todo factor externo o país con mejor posición o recuperación económica, sin asumir las consecuencias.
Si desea mayor información o requiere de servicios relacionados con este artículo o de comercio exterior, no dude en ponerse en contacto a través de nuestra página web en www.externalexpansion.net o directamente en nuestro correo electrónico info@externalexpansion.net.
Hasta el próximo artículo y, esta vez, suyas son las conclusiones...

Adriana Arismendi
 

No comments:

Post a Comment

Dear customer your inquiry has been logged and will be answered within 24 hours.

Estimado cliente su consulta ha sido registrada y será atendida en un plazo de 24hs.