External Expansion Limited

Thursday, 13 February 2014

INCONVENIENTES DEL COMERCIO INTERNACIONAL

A pesar de prepararnos conscientemente para exportar nuestros productos, existen cuestiones que no son previsibles y afectan en gran medida nuestras oportunidades de negocio internacional. Proponemos conocer algunas de ellas y hacerse una idea para anticiparse a estos inconvenientes.

En el momento de preparar la empresa con el objeto de exportar los productos al extranjero, seguimos una serie de pasos para salvar obstáculos que imposibilitan el ingreso de nuestros productos al país destino.

Existen una serie de guías que nos hablan de cómo preparar nuestro producto para que se garantice su comercialización fuera de nuestras fronteras. Entre los primeros aspectos que debemos tener en cuenta está que debemos comprender que el nombre de nuestro producto ha de significar lo mismo en el país destino que en el nuestro, no sea que signifique lo contrario o represente algo malo en el país de destino. Hay que verificar que los colores del envase o producto sean los normalmente aceptados y que no choquen con las creencias del país de destino, como así también, su diseño y presentación deberán amoldarse a lo que los clientes de ese país pueden esperar del producto que les ofreces. El tamaño o cantidad del producto son cosas a tener en cuenta, ya que no es lo mismo la forma y cantidad que usan en unos países que en otros hablando incluso de un mismo producto. Los detalles y descripción del producto deben adecuarse a la normativa legal del país destino, en cuanto a los sistemas de medición según peso, volumen, cantidad, densidad, etc., como así también, a los idiomas, que deberán figurar en sus etiquetas o referencias.

Todos estos preparativos están directamente relacionados con los usos y costumbres de cada país. Para exportar debemos anticipar, conocer y valorar los gustos y preferencias del cliente final extranjero. Adecuaremos nuestro producto al embalaje que allí se requiera, sin creer que porque en nuestro país es altamente aceptado lo será en los países externos. Adaptaremos el producto al uso en el país de destino, ya que puede diferir incluso en pequeños detalles. Garantizaremos cumplir con los requisitos de calidad funcional del producto en cuanto a atención al cliente y los efectos ambientales que nuestro producto pueda ocasionar en el país de destino. Obviamente, evitaremos muchos de estos puntos, si comenzamos exportando nuestro producto en países que lo acepten tal cual.

Una vez realizados todos estos preparativos, habremos invertido mucho tiempo y dinero, pero sabremos también cuándo vamos a recuperar estas inversiones. Pero lo que nadie les dice es que esto sólo se daría así mientras que nada cambie en un contexto constante; pero esto habitualmente no suele ser así y menos en un mundo globalizado, ya que existen diversidad de cambios que no controlamos ni podemos controlar que afectan a nuestras intenciones de comercio internacional.

Aunque creamos que todos estos pasos previos, para hacer que nuestro producto sea exportable, son un inconveniente, ya que conllevan una serie de cambios que cuestan tiempo y dinero para garantizarnos el éxito; no lo son, porque los podemos controlar y está en nuestras manos hacerlo factible.

Mientras tanto, existen una serie de factores que no controlamos y son principalmente macroeconómicos, pero que afectan a la microeconomía considerablemente y son verdaderamente un inconveniente que no están al alcance de nuestras manos preverlos o solucionarlos. Para que nos entendamos, cambios en las decisiones de los gobiernos influyen en los mercados internacionales, afectando a actividades específicas.

Un ejemplo claro, lo tenemos cuando un país decide devaluar su moneda, por lo tanto, sus productos se hacen más competitivos en precio respecto a los extranjeros. Si estamos exportando a ese país que ha decidido aplicar una política monetaria como la descrita, nos afectará en cierta magnitud. Es importante diversificar nuestras exportaciones o importaciones intentando siempre vender o comprar en países con cierta estabilidad, aunque nunca dejemos de estar sujetos a un tipo de cambio que en ocasiones nos puede ser favorable y en otras no tanto.

Otro inconveniente suele ser que ciertos países no invierten para mejorar la comercialización internacional de sus productos, ya sea porque no tienen infraestructuras adecuadas, como carreteras principales o rurales de buena calidad, o porque carecen de gestiones aduaneras rápidas, y de procesos de control sanitarios no duplicados y eficientes; lo que conlleva a que todo ello perjudique considerablemente a los tiempos de entrega y compromisos adquiridos con nuestros compradores del extranjero, como así también, en caso de productos perecederos, estas cuestiones tienen un impacto claro y medible en la cantidad y calidad de los productos a entregar.

Los tratados de libre comercio regionales entre países, vecinos o no, aunque al principio podamos beneficiarnos de ellos, con el tiempo, y a consecuencia de los cambios y evolución de los mercados, gobiernos y políticas, también pueden llegar a afectar a nuestras exportaciones. Muchas veces podemos encontrarnos con regiones económicas en términos de producción, que no llegan a incorporar esa integración a efectos de las negociaciones comerciales, siendo al final una desventaja. En muchos casos, se han integrado las grandes cadenas productivas en favor de los negocios para las empresas y se han integrado los sistemas financieros para estos mercados, olvidando o retrasando la integración de las personas, porque al poner trabas para cruzar las fronteras se frena el desarrollo económico. Esto hace necesario que existan esquemas de movilidad laboral claros y transparentes, no sólo para los trabajadores sino también para los empresarios.

Si desea mayor información o requiere de servicios relacionados en este artículo, no dude en ponerse en contacto a través de nuestra página web en www.externalexpansion.net o directamente en nuestro correo electrónico info@externalexpansion.net.

Hasta el próximo artículo...

Leonardo Dufau
LinkedIn

No comments:

Post a Comment

Dear customer your inquiry has been logged and will be answered within 24 hours.

Estimado cliente su consulta ha sido registrada y será atendida en un plazo de 24hs.